jueves, 16 de junio de 2022

"Profe, cuando estoy tocando al frente de otros nada me sale"


¿Te pones nervioso en publico?

¿Cómo puedes estar seguro de que tocarás bien bajo presión?

¿Alguna vez has interpretado una canción para tus amigos y te pones tan nervioso que ni siquiera podías recordar los acordes? 

Por supuesto que sí, nos ha pasado a todos. Es fácil ponerse nervioso  cuando no estamos preparados. Sin embargo canalizada correctamente esta energía "nerviosa" puede conducirte a una gran actuación. Bueno, primero veamos un problema con el que todo guitarrista se ha topado en un momento u otro:

Practicas una canción con mucha exigencia y un día, eres capaz de tocarla a la perfección. Te emocionas porque piensas “¡ya está!” Pero luego, al día siguiente vas a tocarla nuevamente, y ahora no puedes hacerlo a la misma velocidad o con el mismo nivel de fluidez. Este problema es especialmente grave cuando se incluyen otros factores, como tocar frente a una audiencia. Cuando estas concentrado perfectamente, puedes ejecutar perfectamente; sin embargo, si hay distracciones o un publico, cometes muchos errores.

Ahora, tienes un próximo gran espectáculo por venir ¿Qué puedes hacer para asegurarte de no estropearlo, de no ponerte nervioso y equivocarte?

He reunido tres reglas básicas que puedes adoptar para protegerse contra este problema en esos momentos clave:

  1. Cualquier cosa que aprendas que esté en el límite de tu habilidad para tocar, NO está lista para tocar.
  2. No dejes de practicar la velocidad de algo simplemente consiguiendo los BPM mínimos necesarios. Para estar listo para el rendimiento, siempre debes poder tocar perfectamente una canción a 115% BPM o más.
  3. Si no puedes tocar algo perfectamente con los ojos cerrados, será mejor que puedas tocarlo perfectamente mientras te mueves.

Parece bastante simple, ¿verdad? Déjame desglosarlo.

Cuando aprendes algo que va más allá de tus habilidades, cualquier pequeña variable puede afectar negativamente en tu habilidad para ejecutarlo. La razón de esto es que tenemos días buenos, días regulares y días malos. Algunos días tus dedos se sentirán más rígidos que otros, algunos días podrás concentrarte mejor que otros, etc. Si quieres decir que has perfeccionado algo, básicamente necesitas poder tocarlo a la perfección SIEMPRE, aun tengas miedo de que te despidan de tu trabajo o estés enfermo de gripe. Brutal, lo sé. Pero esa es la verdad.  




El resultado final debería ser que, en tus peores días, puedas tocar fácilmente todo a la perfección y, en sus mejores días, puedes tocar todo lo que quieras mejor de lo que necesitas.

lunes, 23 de mayo de 2022

El secreto detrás de la gran improvisación


Imagina que estás en una gran reunión de personas esperando que una banda entre y toque. La banda cancela en el último minuto dejando a todos decepcionados y aburridos. La reunión necesita música en vivo y tú eres la única persona que puede tocar la guitarra. Una guitarra acústica está disponible pero no tienes canciones listas ni nada preparado. ¿Serías capaz de entretener al público y mantenerlo ocupado durante una hora sin preparativos, sin repertorio y nada más que una guitarra acústica?

Si aún no estás familiarizado con lo que voy a decirte, es muy probable que tu respuesta a esa pregunta sea un rotundo "no". Y, si eso es cierto, puedo suponer que has encontrado más que un poco de frustración en el ámbito de la improvisación de guitarra. 

Entonces, ¿Qué puedes hacer al respecto?  

Si te has metido en la improvisación en serio, estoy seguro de que estás bastante familiarizado con los siguientes términos: escalas, corridas, frases, progresiones, etc.



Todas las cosas que mencioné anteriormente definitivamente ocurren de una forma u otra en una gran sesión de improvisación de guitarra. También son conceptos importantes para tener una comprensión firme. Sin embargo, si crees que es el conocimiento que rodea a estos términos y clasificaciones lo que permite una mejor improvisación, te equivocas. La realidad es que todos estos términos y clasificaciones no son más que un mapa apenas adecuado de cómo nuestras mentes perciben los patrones en el sonido y la música. 

Si bien las etiquetas nos ayudan a aprender conceptos musicales básicos y desarrollar ideas conceptuales (lo que nos lleva a progresar en la forma en que podemos expresarnos a través de la música), también pueden ser una gran limitación. Uno de los aspectos potencialmente más destructivos de esta limitación es cómo puede limitar nuestra percepción de lo que es la música y, del mismo modo, cómo nos acercamos a ella.  

Así que, por un momento, olvídate de escalas, acordes, arpegios, etc. y coge tu guitarra acústica. Si estás debidamente inspirado y comienza a tocar, eventualmente encontrarás algunos sonidos increíbles. Todo lo que estás haciendo allí puede ser diseccionado y clasificado en escalas, arpegios, etc. Sin embargo, es la acción de practicar la improvisación en la guitarra sin preocuparte por estas limitaciones lo que te permite comenzar a pensar en el instrumento en términos de cómo suena. 

Bien, entonces, ¿Cuál es el verdadero secreto detrás de la gran improvisación de guitarra?   

La respuesta a eso se puede resumir en dos palabras: emoción y expresión.

Debido a que todos tenemos apreciaciones tanto innatas como condicionadas por la música, simplemente "tocando" con tu guitarra, eventualmente te encontrarás ejecutando cosas que son muy agradables para el oído, solo en virtud de seguir a donde te lleva tu "oído". . Piensa de esta manera: si tu "oído" es el juez final de lo que es bueno en la música, entonces también debería ser la guía final en la creación de esa música.

En este caso, tu "oído" es la parte de ti que se conecta emocionalmente con lo que estás tocando. No solo lo escuchas, sino que lo escuchas de tal manera que te hace sentir bien. Cuanto más practiques para encontrar cosas para tocar que te hagan sentir de diferentes maneras, más compleja se vuelve tu capacidad para expresar emociones a través de la guitarra. Es el contenido emocional de la música que estás tocando lo que realmente capta la atención de la gente y la mantiene. Esa es la verdadera razón por la que puede encontrarse uno con canciones o pasajes musicales que desea reproducir una y otra vez y nunca olvidar. Al aprovechar esto para la improvisación, lo mismo puede ser cierto para cualquier cosa que toques en la guitarra.

No se trata de complejidad o virtuosismo, se trata puramente de sentimiento. 

Si te pararas frente a esa audiencia hipotética y no hicieras nada más que romperla con escalas y volar a través de patrones de "sweeps", la audiencia se sorprendería por unos momentos, pero perdería interés rápidamente. El virtuosismo puede desempeñar un papel importante en la expresión, sin embargo, sin contenido emocional, se reduce al equivalente de ver a alguien haciendo girar las baquetas de forma experta. Definitivamente es genial de ver, pero se acaba bastante rápido la atención. 

Veámoslo desde un ángulo ligeramente diferente. ¿Cuál es la razón fundamental por la que la gente escucha música?  Cambia la forma en que se sienten de una manera positiva.

Entonces, ¿Cómo se improvisa de una manera que sea auténticamente expresiva y provoque una reacción emocional positiva y de simpatía en otras personas?  

Si realmente quieres saber qué diferencia a un gran improvisador de uno mediocre, todo se reduce a quién ha dedicado más tiempo a cultivar su capacidad de expresar libremente las emociones en la guitarra en tiempo real.  



Es posible practicar solos sobre una pista de acompañamiento durante horas al día sin hacer ningún progreso significativo en esa dirección. Sin embargo, si sigues este consejo, la próxima vez que practique solos sobre una pista de acompañamiento, su improvisación tendrá mucho más contenido emocional. El verdadero truco aquí es pasar tiempo regularmente con tu guitarra, solo, sin preocuparte por escalas o progresiones de acordes. Tienes que aprender a "escuchar" a tu mente subconsciente y dejar que dicte cómo sonará la música. Deje que sus dedos se muevan hacia arriba y hacia abajo en el diapasón donde lo deseen. Eventualmente, llegará a un punto en el que escucharás la nota que "se supone que" vendrá a continuación y tendrás que buscarla a tientas para encontrarla. Y, después de haber estado haciendo esto el tiempo suficiente, tus dedos sabrán exactamente dónde ir para encontrar la nota que necesitas.

En ese punto, ninguna nota que toques mientras improvisas será arbitraria. Aunque lo estés inventando en el momento, sonará como una pieza musical compuesta y emocionalmente cautivadora. Una vez más, no tiene que ser complicado. Todo lo que es importante es cuán expresivo es. Puedes complicarte más adelante.

Haz esto durante 10 minutos al día durante los próximos 30 días y luego ve al próximo JAM sesión de tu localidad (o reúnete con otros músicos e improvisen juntos) y sorpréndete de cuánto se ha transformado tu interpretación de solos.  

Un guitarrista que realmente conoce su instrumento puede entretener fácilmente a una audiencia sin ninguna preparación simplemente tocando lo que siente.



lunes, 25 de abril de 2022

6 Errores comunes que frenan tu avance


Es importante prestar atención. antes que nada a tus métodos (formas) de práctica y determinar qué funciona y qué no. Si has estado practicando de la misma manera durante años y no ves un progreso serio, está claro que no te has acercado a la práctica correcta. Afortunadamente, nunca es demasiado tarde para remediarlo. 

Echemos un vistazo a lo que la mayoría de los guitarristas se equivocan al afrontar su práctica cotidiana.

1. Practicar de forma imprevista y al azar

Si practicas la guitarra tomándola cuando te apetece y luego solo "practicas" no estás practicando . Estás "jameando". Ahora, "jamear" tiene sus propios beneficios y no es algo que debas dejar de hacer. Más allá de ser agradable, te permite pensar más lateralmente y hacer conexiones que de otro modo no harías. Sin embargo, nunca puede verse como un reemplazo de la práctica real. Si no dedicas un tiempo constante a perfeccionar técnicas o secciones específicas, nunca dominarás el instrumento.

2. Apresurarse

Si tratas de aumentar tu velocidad simplemente intentando tocar algo lo más rápido que puedas, en realidad estás perjudicando gravemente tu capacidad para tocar la guitarra tanto en precisión o fluidez. Sería mejor nunca intentar tocar nada rápido e intentar forzarlo. Cualquiera que sea la forma en que repites algo, es como le enseñas a tu memoria muscular y a tu subconsciente a aprenderlo.  Si consolidas malos hábitos de tocar y practicar, tu forma de tocar siempre será descuidada (sucia).  

Hay una manera correcta de aumentar tu velocidad y nunca debes ignorarla. Practica con un metrónomo y comienza siempre con una velocidad que te facilite tocar algo 100% perfecto y luego aumenta la velocidad gradualmente. Si lo practicas "perfectamente", lo tocarás "perfectamente". 




3. Sin brújula

Si no tienes una dirección clara de hacia dónde te diriges, nunca llegarás allí. Tener algún tipo de estructura que te diga qué debes practicar, cuánto y cuándo, es muy importante. Pero establecer metas claras para tu práctica de guitarra es absolutamente importante.  Si no tienes algo que le permita saber de inmediato si estás logrando los resultados adecuados o no, el futuro de tu habilidad con la guitarra es como una pluma en una tormenta. 

4. Dejar las cosas sin terminar

Si tienes la costumbre de saltar de una cosa a la siguiente sin perfeccionar nada, es importante detenerse y reevaluar tu enfoque. Y quiero decir, ahora mismo. 

Este hábito simplemente destruye tu habilidad para progresar con la guitarra. No permitas que continúe ni por un momento más. Debes definir claramente para qué estás trabajando, perfeccionarte y ceñirte a tu programa hasta que hayas llegado a la meta. Este problema es extremadamente común y hay una serie de posibles causas. Una es que probablemente no tengas una jerarquía clara de objetivos. También podría ser el resultado de intentar cosas que son demasiado difíciles o demasiado fáciles para tu nivel de habilidad actual. Y eso nos lleva a...

5. Practicar fuera de tu nivel de habilidad

La única vez que deberías dejar algo sin terminar en la guitarra es cuando reconoces que has comenzado con algo demasiado difícil para tu nivel de habilidad actual.  Es fundamental que encuentres el nivel adecuado de dificultad para tu práctica. Si es demasiado desafiante, te frustrarás. Si es demasiado fácil, te aburrirás. Cuanto más prestes atención a esto, mejor serás para juzgar lo que deberías practicar y cómo deberías afrontar tu práctica. 

Si trabajas constantemente en cosas que te resultan frustrantemente difíciles, todo lo que lograrás es una asociación de la frustración con la práctica. Cuando eso sucede, estás en problemas. 



6. Intentar aprenderlo todo a la vez 

Para este punto final, tenemos esta categoría que puede aplicarse a dos errores de práctica por separado. El primero es sobrecargarse con demasiadas técnicas diferentes para aprenderlas todas al mismo tiempo. El segundo es tratar de aprender una canción completa o un solo sin dividirlo en secciones digeribles.  

Entrenar tu memoria muscular requiere una gran cantidad de repeticiones por sí solo. Si nunca te tomas el tiempo para perfeccionar una técnica o sección, nunca le das a tu cerebro la capacidad de fijarla en su lugar.  

Otra cosa que es importante comprender acerca de cómo la práctica conduce al dominio es la capacidad de la mente para continuar practicando algo después de dejar la guitarra. Esto ha sido estudiado extensamente. Si practicas una cosa con una repetición extrema, duplicarás el beneficio de ese tiempo de práctica cuando te duermas. Sin embargo, si divides tu enfoque entre una amplia variedad de cosas, tu mente no tendrá una dirección en la que enfocarse y simplemente te perderás la herramienta más poderosa para el dominio que existe.  

viernes, 8 de abril de 2022

¿Tu ego se interpone en tu progreso con la guitarra?


Una de las razones principales por las que la gente se siente atraída por la guitarra es la idea de autorrealización. Debido a que la guitarra es un medio para expresarse, para ver un crecimiento personal medible y para encontrar el éxito en un espacio increíblemente competitivo pero deslumbrante, es un faro para los ambiciosos. Por supuesto, esto puede conducir inevitablemente con lo que muchos guitarristas serios tienen que lidiar en algún momento. Esto tiene que ver con una cosa que llamamos ego.

Cuando escuchas el término "ego" en relación con los guitarristas, probablemente evocas un estereotipo muy específico en tu mente. La estrella de rock arrogante, carente de autoconciencia hasta el punto del absurdo, que constantemente les recuerda a todos su importancia. Pero no es a eso a lo que me refiero hoy. Parte de la forma en que somos capaces de lograr nuevas metas en la vida es nuestra capacidad de imaginarnos haciendo algo que todavía no podemos hacer. Eso por sí solo requiere una gran cantidad de confianza en sí mismo.

Por otro lado, es probable que conozcas al menos a algunas personas que siempre se sienten mal consigo mismas.

Cuando les haces una sugerencia, invariablemente dirán cosas como "¿cuál es el punto?" y "simplemente lo malograría". Estaría dispuesto a apostar que esas personas no son guitarristas expertos. Para mantener un grado efectivo de confianza en uno mismo, se requiere una cierta cantidad de ego. Es el tipo de cosa que conduce a visiones en tu mente que te dicen que estás trabajando para lograr algo que será importante algún día. Para hacer esto, se vuelve necesario tomar el control de tu enfoque y, a veces, controlar la información que llega a la mente.

Por ejemplo, si te rodeas de niños prodigios que tienen una fracción de tu edad y son el doble de buenos con la guitarra que tú, eso podría no contribuir a desarrollar la confianza en tu propio potencial. Ver a un niño prodigio “aparecer” de vez en cuando puede ser una buena fuerza motivadora, pero verlo todos los días podría alimentar esa voz siniestra (y deshonesta) que te dice que nunca serás lo suficientemente bueno. Por otro lado, si simplemente evitas ver o escuchar a cualquier instrumentista que sea mejor que tu como un medio para proteger tu ego, te estás comprometiendo con el fracaso absoluto.

Por un lado, sin ver lo que es nuevo y lo que es posible, no tendrás idea de lo que se necesita para ser competitivo con tu forma de tocar. 


Y, aunque la música obviamente no se trata de competencia, en un instrumento como la guitarra, cierto grado de competencia es importante para impulsar el arte y garantizar que al menos se mantenga al día con los estándares básicos de interpretación que se esperan. 

Por supuesto, esto solo se aplica si tu objetivo es ser un guitarrista profesional. Si evitas constantemente “someterte” a guitarristas que son mucho mejores que tú, también pierdes una de las mayores fuerzas motivadoras que existen. Una pequeña punzada de "envidia" de vez en cuando puede verse como el combustible de la ambición. Solo tienes que entrenarte para convertir el desánimo en determinación.

Considerándolo todo, diría que una de las cosas más importantes que hay que hacer cuando se trabaja para alcanzar la grandeza en la guitarra es encontrar el equilibrio entre los sentimientos de confianza y la incomodidad. Manténganse “hambrientos” y desafiados, estemos dispuestos a admitir que tenemos un largo camino por recorrer para competir.

viernes, 25 de marzo de 2022

¿Qué tan rápido es lo suficientemente rápido?


Asumir la creencia de que tienes el potencial para tocar cualquier cosa que alguien más pueda tocar es increíblemente poderoso. Cuando te encuentras con alguien que toca algo que aún no dominas, tomarlo como un desafío personal te llevará a un tremendo crecimiento en tus habilidades con la guitarra. La pregunta se reduce a, ¿Hasta donde quieres llegar, que quieres conseguir?

Tienes  el potencial para ser el mejor guitarrista que jamás haya existido. Sin embargo, la realidad es que es casi seguro que nunca lograrás esa distinción ¿Por qué menciono eso? ¿Para desanimarte? No, al contrario.

Si su motivación más profunda proviene de trabajar para ser el "mejor" jugador de todos los tiempos, entonces te digo HAZLO. Dejando de lado cosas como los sueños, el arte, etc., hay formas de medir objetivamente aspectos de la interpretación de la guitarra que hacen posible ganar el título de "mejor" (al menos en un área específica). Pero si tus verdaderas motivaciones vienen de otra parte, entonces todo lo relacionado con la idea de ser el “mejor del mundo” no es más que una carga que se interpondrá en el camino de tu verdadero propósito.

No puede haber duda de que el "mejor guitarrista que jamás haya existido" es alguien de quien nadie ha oído hablar. La razón es que ese ejecutante se sentó en casa y practicó toda su vida, nada mas.

Si realmente quieres quedarte impresionado (y posiblemente desanimado), busca el récord mundial de velocidad de la guitarra en el Libro Guinness de los Récords. Es un testimonio de la determinación y el potencial humano. Ahora mira el video en YouTube y lee los comentarios. Encontrarás toneladas de guitarristas cuestionando el logro. Dirán cosas sarcásticas como "sí, pero ¿Cuál es su mejor composición?". Pero por otro lado habrán comentarios preguntando "sí, pero ¿Qué tan  rápido se puede tocar?"

¿Cuál es el indicador correcto para determinar quién es un gran guitarrista?

Bueno, la respuesta a eso es: Ambos, cualquiera y ninguno. 

Si tu objetivo como guitarrista es ser el más rápido jamás visto ¡Fantástico, ponte a trabajar! Tienes absolutamente el potencial para convertirte en el próximo poseedor del título de los  Récords Guinness. Pero tienes que preguntarte ¿Es eso realmente lo que quieres ser como guitarrista? ¿Será gratificante ese proceso? Puedo decirte por experiencia personal (y nunca me acerqué remotamente a la velocidad de los Récords Guinness) que para tocar limpiamente a velocidades extremas, se requiere una gran cantidad de práctica. El único problema es que, si alguna vez fallas en mantener esa práctica, la velocidad desaparece.

Pasé por una fase hace algunos años, en la que asumí cualquier "desafío" que se me presentó. Quería llevar mis habilidades a un nivel mucho más alto para sobresalir mejor como guitarrista y me volví increíblemente ambicioso con eso. Durante un tiempo, esto fue extremadamente efectivo y gratificante y llevó mi forma de tocar a un nivel completamente nuevo. Construí un tremendo impulso y me estaba divirtiendo mucho, a veces practicando de 8 a 10 horas en un día.

El problema fue que finalmente llegó a un punto en el que estaba practicando con la guitarra únicamente por estas razones. La cantidad de tiempo requerida me quitó las cosas que realmente me apasionaban y  comencé a perder el interés por la guitarra por completo.

Esta es la razón por la que solté canciones como "Far Beyond" (Malmsteen) de mi repertorio interpretativo hace muchos años. Simplemente no era divertido para mí tener que seguir repasándolos todos los días. Sabía que si dejaba de practicarlo, lo perdería. Este tipo de "práctica de mantenimiento" extrema finalmente se convirtió en nada más que una tarea que amenazaba con matar la pasión que tenía por la guitarra. Me exigí más de lo que mi interés personal podía sostener. Y nunca estuve cerca de ser el "más rápido".

Aprendí por las malas lo importante que es lograr un equilibrio entre intereses, pasiones y metas.

Amo la guitarra y amo las técnicas "shredder´s" y la velocidad, pero mis pasiones más profundas están en la música misma y la composición. Además, hay muchos aspectos diferentes de la guitarra para trabajar, muchos estilos diferentes para integrar y muchos tipos diferentes de técnicas para dominar. Me cansé de poner toda mi atención en una o dos áreas. Establecer mi "necesidad" de mantener la velocidad que había alcanzado fue una de las mejores cosas que hice por mí mismo en general como músico y guitarrista. Tu puedes muy bien ser diferente de lo que soy en ese sentido. Quizás alcanzar ese nuevo nivel de velocidad cada día es algo que te da el tipo de emoción que más aprecias. Si ese es el caso, ya sabes dónde pasar su tiempo.

Por otro lado, si persigues esos niveles altos de velocidad y solo encuentras procesos tediosos y frustrantes (incluso cuando alcanzas nuevas velocidades), puede ser hora de reevaluar por qué estás dándole todo tu tiempo.

Si la incomodidad que surge al ver el video del record es lo peor que una persona puede hacer. Si  siente  incomodidad al entrar en contacto con algo así, deténgase y pregúntese "¿Por qué? " 


Realmente trata de averiguarlo.

Puede ser que tu deseo más profundo sea poder hacer lo mismo que se presenta en el video. Si ese es el caso, la incomodidad es por sentirse insatisfecho con usted mismo. Puede que no se sienta muy bien, pero  no es algo malo . La insatisfacción con uno mismo es una de las herramientas más poderosas que existen para el crecimiento personal. Nunca querrás estar verdaderamente satisfecho contigo mismo porque es entonces cuando dejas de progresar y comienzas a marchitarte.

Entonces, ¿Qué haces con ese tipo de malestar?

Grita "¡Desafío aceptado!" y ponte directamente a practicar. (Además, un consejo profesional: el video que te hizo sentir incómodo se ha convertido en un recurso invaluable para la motivación de la práctica. Eso es oro puro. ¡Míralo al menos una vez al día y serás imparable!). Hazlo rápido y listo.

Por otro lado, la razón de la incomodidad podría ser simplemente una creencia obsoleta que tienes, que necesita ser eliminada... tocar a esa velocidad no es importante. Si ese es el caso, encuentra y deshazte de esa creencia inmediatamente y sigue adelante. 

Sentirás un gran alivio cuando lo hagas. Actualizar y modificar tus viejos objetivos para adaptarse a lo que es hoy, no es lo mismo que renunciar a ellos. Esos objetivos te llevaron a donde estás ahora y ayudaron a dar forma a tus intereses actuales y a la comprensión del camino que debes tomar. 

Los mejores guitarristas y músicos encontraron su camino a la grandeza conociendo y siguiendo sus pasiones más verdaderas y profundas.

Todos tienen sus propios intereses y motivaciones y sus propias razones. Si hay alguna lección que aprender de todo esto es siempre ser consciente de qué es lo que estás tratando de hacer y por qué. Asumir desafíos es una excelente manera de convertirse en un mejor guitarrista, pero nunca querrás que esos desafíos se interpongan en el camino hacia donde realmente estás tratando de llegar. Al final, no importa en absoluto si eres el guitarrista más rápido o no,  a menos que esa sea una de tus principales motivaciones para tocar la guitarra. Centra tu atención en lo que cuenta para llevarte a donde quieres ir y no te atasques con los velocistas. Siempre  habrá músicos más rápidos. Sus logros solo te desafían si se los permites.



Ese poseedor del récord Guinness, ¿Cómo toca tan rápido?¿Nació con algún tipo de mutación sobrehumana que le dio una velocidad extrema?

¡Para nada! La verdad es que él solo quería lograr ese objetivo más que nadie. El mismo hecho de que él tenga el récord y tú no, es prueba de que él lo quería más que tú. Es así de simple.

¿Y qué hacer entonces para ser mejor?

Recomiendo buscar y aceptar los desafíos que te sean útiles sin permitir que se conviertan en distracciones (o desánimo) de lo que más te apasiona. Obviamente, la guitarra es mucho más que una habilidad para aprender. Es una forma de arte. Es fácil emocionarse por dominar técnicas impresionantes y difíciles y perder de vista por qué empezaste a tocar la guitarra. Recuerda que las técnicas surgieron con el tiempo, como formas cada vez más eficientes de expresar sentimientos e ideas en el instrumento.

Ahora, nada de esto quiere decir que no debas continuar persiguiendo el dominio con técnicas nuevas y difíciles. Nada que ver. Es importante estar siempre creciendo y avanzando. Pero también es importante tener en cuenta que muchos de los guitarristas a los que admiras se convirtieron en lo que son y llegaron a donde están combinando sus propios intereses e inspiraciones únicas y, en última instancia, siguiendo su propio camino.

Tener el récord mundial de velocidad de guitarra no te convierte en el mejor guitarrista del mundo. Ni por asomo. Ni siquiera necesariamente te hace el más rápido. Por lo que los poseedores de récords se vuelven realmente conocidos es por ser los primeros en grabar un disco tocando a esa velocidad, en esas condiciones. Dale unos años y alguien más tomará su lugar. Tal vez seas tú...

Independientemente, solo hay una forma segura de ser el mejor en algo: ser el primero en algo.


miércoles, 2 de marzo de 2022

Soy guitarrista ¿Cómo salgo de la rutina?


Si te enfocas solamente en tu práctica, tocas en un estilo de música específico o un grupo específico de técnicas, debes tener cuidado de no quedarte estancado en la rutina. Saludos amigos, en este articulo hablaremos de un mal que aqueja a muchos músicos... Sentirse estancado.

Tu objetivo puede ser convertirte en un maestro del SHRED, pero eventualmente te cansarás de practicar escalas a toda velocidad y picking alterno. ¿No crees o sientes la sensación que falta algo?¿Estas perdiendo ese impulso inicial cuando empezaste a tocar la guitarra?

La gran cantidad de tiempo que se requiere para dominar ciertas técnicas prácticamente garantiza que te encontrarás en una rutina en algún momento o, peor aún te encontrarás "quemándote los dedos" sin avanzar. Las rutinas pueden conducir fácilmente al agotamiento, y el agotamiento de algo que te apasiona tiende a llevarte a renunciar a tus objetivos. Si te tomas en serio tus objetivos como guitarrista, entonces es fundamental evitar que esto suceda.  

Las causas básicas de una rutina "aburrida" de guitarra incluyen: 

  • Falta de progreso
  • Muy poca variedad en lo que estás tocando/aprendiendo
  • Obligarse a practicar cosas que son demasiado difíciles durante demasiado tiempo
  • Falta de disfrute en lo que estas tocando/practicando
  • Falta de desfogue emocional en lo que estás tocando (próximo artículo)

En pocas palabras, para asegurarse de no caer en la rutina, debes inyectar regularmente variedad y cosas que sean fáciles y divertidas al momento de tocar. Si todo tu tiempo con la guitarra es tiempo de práctica, eventualmente te encontrarás en una rutina.  



Uno de mis métodos favoritos para animar las cosas y asegurarme de divertirme con la guitarra es experimentar con otros géneros y técnicas que se encuentran en otros estilos. 

¡Me encanta! Esto parece abrir vías de expresión interesantes y más complejas y es una excelente manera de mantener fresca la guitarra y tu amor por tocar música. Los estilos de guitarra como el Shred y o el Neoclásico tienen una increíble variedad de técnicas, pero son sorprendentemente homogéneas en comparación con las técnicas que se encuentran en otros géneros. Lo más probable es que esto se deba a que esos estilos de música sobresalen en una estética muy específica y en la expresión de un conjunto muy específico de sentimientos.  

Géneros muy diferentes parecen centrarse en estéticas muy diferentes y son efectivos para expresar sentimientos muy diferentes. Las técnicas que surgen en los diferentes géneros surgen como una extensión del estilo. Es posible que te sorprendas, de algunos de los diferentes tipos de técnicas de guitarra que existen, y con los que no estas familiarizado. Algunos de ellos son muy divertidos de tocar y otros son sorprendentemente fáciles de aprender. Desde la posición de un guitarrista neoclásico, es fácil pensar en el clásico y el neoclásico como los principales estilos de música que se centran en el virtuosismo de la guitarra. Obviamente, esto no es cierto. 

Dos de mis estilos favoritos para jugar son el Rockabilly y el Jazz neoyorkino. Estos estilos son completamente diferentes entre sí, pero ambos tienen un gran enfoque en técnicas de guitarra creativas y avanzadas que tienen su propio sabor distintivo. También son increíblemente divertidos y satisfactorios para tocar.  La próxima vez que sientas que necesitas un descanso de trabajar en tus técnicas de shred y sweep, intenta tomar una semana libre para aprender algunas técnicas de un estilo completamente diferente. Ojo, no tienen que ser técnicas avanzadas. Elige algunos licks de Rockabilly básicos y diviértete con ellos. Te sorprenderás de cómo afecta tu interés por la guitarra, tu habilidad técnica general e improvisación. 



¿Necesitas algo nuevo en lo que trabajar para darle vida a tu práctica?   Echa un vistazo a mis videos de géneros que "no te interesen".


 



viernes, 25 de febrero de 2022

¿Realmente necesitas aprender teoría?


En serio, ¿Qué tan importante es? Algunos dicen que puedes tocar bien sin ella, ¿es eso cierto? Vamos a ver.

Ahora, mientras escribo esto, no tengo forma de saber si eres alguien con un vasto conocimiento de teoría, alguien que tiene una fuerte aversión a aprender teoría o si estás en algún punto intermedio. Independientemente de tu posición, vale la pena re-examinar de vez en cuando algo que se ha dado por sentado como la teoría musical. 

Hay una buena cantidad de mitos y conceptos erróneos con respecto a la teoría musical entre la comunidad guitarrística. Para comprender realmente cómo la teoría debería o no desempeñar un papel importante en el mundo de la guitarra, es importante disipar algunos conceptos erróneos.  


Para el guitarrista de rock o metal, escuchar las palabras "teoría musical" puede evocar una variedad de ideas. Esas ideas podrían ser algo así como estar sentado en un salón de clases, aburrido y esperando que termine la clase. También pueden recordar a un miserable joven estudiante de violín que se ve obligado a practicar algo que ha aprendido a odiar durante muchas horas al día. La teoría de la música también puede recordarte a algún músico sabelotodo que una vez conociste y que soltaba términos que sabían que nunca habías escuchado antes solo para hacerte saber lo "inteligentes" que eran, para dejar las cosas claras y que tu persona probablemente tenía una comprensión tenue de los significados de esos términos en el mejor de los casos.

Como mínimo, entre los guitarristas con esta aversión, la teoría musical parece representar la antítesis de todo lo bueno de la música. Es lo que trata de imponer restricciones rígidas a algo que debería ser ilimitado. Intenta hacer una ciencia de una forma de arte. 

El concepto erróneo que es más importante aclarar es que estas cosas solo reflejan cómo a veces se enseña o usa la teoría musical y no tienen nada que ver con lo que realmente es la teoría musical. No aprendemos teoría musical para enseñorearnos de la gente como si fuera una especie de logro especial. No aprendemos teoría musical para sacar buenas notas. Nosotros no aprendemos teoría musical porque alguien nos dice que tenemos que hacerlo. Nosotros no aprendemos teoría musical porque es el fin último del conocimiento musical. 

Aprendemos teoría musical porque nos sirve para nuestros propósitos.

Como he dicho antes, en cierto sentido, la teoría musical es un mapa que ya existía. De la misma manera que la astronomía mapea y mide los movimientos de los cuerpos celestes, la teoría musical mapea y mide los patrones que se encuentran en la música y los etiqueta en función de cómo se relacionan entre sí y cómo nos impactan.  
A pesar de lo misteriosa que es la música, puede definirse (imperfectamente) como la relación entre el sonido organizado artísticamente y el cerebro humano. La teoría no intenta explicar esta relación y no intenta explicar el misterio, simplemente mapea y nombra patrones. Se requiere tu experiencia subjetiva para que la música tenga algún significado.



La clave de la importancia de la teoría musical está en los "mapas y significados". Al encontrar patrones recurrentes y darles nombres, esto nos permite pensar y hablar sobre ideas cada vez más complejas de maneras cada vez más simples.  
La teoría musical te da la capacidad de agrupar ideas y construir sobre lo que se ha hecho en el pasado. Es el producto de toda la música que vino antes y te da más herramientas para expresarte de lo que podrías imaginar. 
Sin embargo, nunca debe verse como un libro de reglas. 

Los más grandes compositores que jamás hayan existido demostraron esto impulsando la música a través de la búsqueda de la belleza que existe entre las "reglas". Cada vez que lo hacían, nacía más teoría musical para explicar lo que hacían. 
En cierto modo, podrías considerar la teoría musical como el estudio de lo que nos gusta de la música, lo que consideramos bueno. Los compositores mediocres y pobres son rápidamente olvidados mientras que los grandes compositores son recordados por generaciones. Se dedica muy poco tiempo, si es que se dedica alguno, a estudiar composiciones deficientes, mientras que las grandes composiciones a veces se estudian durante siglos. 
Mientras la gente esté creando música y usando la teoría musical como base, ese proceso continuará. No tiene límite porque las variaciones potenciales del sonido son infinitas. Esto impulsa constantemente la música hacia adelante, haciéndola cada vez más expresiva y fácil de relacionar a medida que pasa el tiempo. 

Para aquellos que evitan la teoría musical como un medio para seguir su propio camino, es importante señalar que la originalidad no proviene de ignorar la teoría musical. Es todo lo contrario en realidad. Si nunca has aprendido nada de teoría musical y tomas un instrumento y comienzas a escribir algo, hay un 99% de posibilidades de que se te ocurra algo que muchas otras personas ya han ideado. En esas condiciones, la música que has escuchado a lo largo de tu vida y la disposición del instrumento básicamente lo garantizan.  En el caso de algo tan refinado como la teoría musical: necesitas conocer las "reglas" para romperlas.

Yo era un estudiante terrible en la escuela. Simplemente lo peor. No aprendí teoría musical porque un maestro me lo dijo y no aprendí porque pensé que tenía que hacerlo. Aprendí teoría musical simplemente como un subproducto de perseguir lo que naturalmente me apasionaba.  



Cada vez que escuchaba algo en una canción que realmente me gustaba, quería saber cómo se hizo para poder replicarlo yo mismo. He leído mucho sobre teoría musical en mi vida, pero casi siempre fue simplemente para responder una pregunta específica sobre un concepto musical que quería absorber.  
Si sigues un camino similar, en lugar de aprender mucho sobre la teoría que nunca necesitará saber o usar, puede aprender las cosas precisas que desea y necesita saber. Esto se acumula con el tiempo y, después de un tiempo, todo comienza a juntarse de una manera que no podías imaginar de antemano.  
Si estás aprendiendo una nueva escala, ¿no te gustaría saber qué es una escala? Tómate un poco de tiempo para investigarlo. No se necesita mucho. Una vez que haya acumulado suficiente información durante un poco de tiempo, podrás encontrar o construir cualquier escala que necesites. Se necesita mucha menos energía que tener que memorizar tantos patrones similares y redundantes. 
 
No necesitas salir y comprar un libro, no necesitas leer un tratado sobre el tema. Simplemente encuentra las respuestas a las pequeñas preguntas que tengas, siempre que las tenga. Nada podría ser más fácil con Internet al alcance de tu mano. Esta no solo es una forma más fácil de aprender teoría, sino que también retendrás esa información y la comprenderás completamente porque la estará aplicando en tiempo real y de manera continua.

Si tiene aversión a la teoría del aprendizaje, es probable que se deba a que otras personas se la inculcaron con el tiempo. Es posible que hayas tocado con otros músicos que te contaron sus propias excusas de por qué nunca aprendieron teoría e hicieron que la idea de aprender teoría pareciera "nerd" o "poco cool". Es posible que hayas tenido un amigo sabelotodo del que hablamos antes. Tu sistema escolar puede haberte mentido y haberte hecho sentir menos inteligente que aquellos estudiantes que eran realmente buenos para memorizar cosas. Es posible que haya tenido un profesor de música demasiado estricto y clínico que, sin darse cuenta, le enseñó a odiar o incluso a temer la teoría de la música.  
La fuente de la aversión no importa demasiado. Al final, simplemente no dejes que las inseguridades de otras personas influyan en la forma en que abordas algo que no quieres. 


miércoles, 26 de enero de 2022

Maestro del Shred vs. Maestro de la guitarra


¿Hay realmente alguna diferencia?

Es posible que se sorprenda al descubrir que un maestro del Shred y un Maestro de la guitarra no son necesariamente lo mismo. Es cierto que un Maestro de la guitarra suele ser también un maestro del Shred, pero no siempre funciona al revés. Puede parecerte semántico, pero conocer las posibles diferencias entre ellos puede marcar una gran diferencia en tu capacidad para progresar con la guitarra.

En primer lugar, echemos un vistazo a lo que se trata la guitarra Shred. Desde una perspectiva sencilla, Shred tiene que ver con un estilo específico puramente técnico que suena y se ve genial, es divertido de tocar y generalmente encaja muy bien en una potente canción de Metal. La velocidad es el esquema principal de este estilo. Hay muchas técnicas especificas para aprender que caen en la categoría de Shred y un verdadero maestro del SHRED o "Shredder" puede tocar todas estas técnicas sin problemas. Puede tomar años dominar por completo estas técnicas y, como cualquier "shredder" te dirá, vale la pena todo el trabajo duro.  


Edición especial de la revista GW

Pero lo que no se habla mucho en la comunidad del Shred es lo que se puede pasar por alto fácilmente en la búsqueda de dominar esta forma de tocar. Si bien hay muchos grandes guitarristas de Shred que han convertido la guitarra de metal en una verdadera disciplina musical, no cumple inherentemente con todos los requisitos para serlo de la misma manera que se hace en el jazz y la música clásica. En mi opinión, esto se debe a la naturaleza rebelde del Rock y el Heavy Metal contra las instituciones y las convenciones. Por ejemplo, el estudio de la teoría musical a menudo fue criticado por algunos de los más grandes y conocidos músicos de rock en los años 60 y 70 (y ese sentimiento aún sobrevive en muchos músicos de rock hasta el día de hoy).  

Si estás tocando en una banda de punk, lo más probable es que nada de esto te importe. Sin embargo, si eres un apasionado de la guitarra en general, puede que no sea una mala idea mirar más allá de los estilos Rock y Metal en busca de nuevas técnicas y nuevas formas de ver la guitarra. Esto es lo que han hecho muchos de los solistas de metal más respetados y es lo que podría estar agregando algo extra a tu forma de tocar (que seguro no puedes definir del todo aún).  

Puedes escuchar a tu guitarrista favorito y preguntarte "¿cómo diablos se le ocurrió tocar eso?" Incluso podrás pensar que nunca tocarás algo tan original o interesante. Si has pensado eso, estoy feliz de decirte que estás equivocado.  

Si bien es fundamental estar bien enfocados en algo para poder dominarlo, un enfoque demasiado cerrado puede convertirse en una limitación importante. Aquí es donde entra en juego lo que yo llamo "habilidad general del guitarra solista". Cuando tocas un patrón (lick o frase) fragmentado estándar (los que abundan en YouTube y en métodos), tus dedos saben a dónde ir. Por lo general, es lineal, sigue un camino relativamente simple con tu forma de alternar la púa, subiendo o bajando de cuerda (arriba/abajo). 

Entonces, ¿Qué sucede cuando te encuentras con algo que necesitas aprender que no se ajusta a esa descripción? ¿Dónde la dirección de las púa o el subir o bajar las cuerdas pasando de la sexta a la primera o del traste 12 al 3, tienes que saltar cuerdas, saltar posiciones y debes tocarlo a velocidades de un "shredder"?   

Hay una manera de desarrollar tu habilidad, técnicamente hablando, para poder aprender y dominar partes de una forma natural como los patrones estándar de Shred. Para usar un ejemplo bien conocido, escucha "Giant Steps" de John Coltrane. Probablemente puedas encontrar a alguien tocándolo en YouTube versiones para como guitarra solista. Si tuvieras que sacar este tema ¿Qué tan difícil cree que sería tocarlo? Un músico de jazz competente o un maestro de la guitarra en general podría aprenderlo con bastante facilidad. El Shred Master promedio, podría encontrar cierta dificultad real al principio. Pero después de dominarlo, la próxima canción o técnica que aprendan (sin importar cuál sea) será mucho más fácil. 




No quiero extenderme en este artículo, je, je, terminaré con esto diciendo que lo mejor que puedes hacer por ti mismo como guitarrista es salirte de tu estilo de vez en cuando. Aprende algo de Jazz o música clásica que originalmente fue escrita para otros instrumentos además de la guitarra. Libérate de los hábitos de tu memoria muscular y los atajos de la técnica y encontrarás que tu habilidad general con la guitarra se disparará hacia limites insospechados. Esto también hará que dominar la próxima técnica "shred" sea mucho más fácil.  

Si deseas comenzar con este concepto en un nivel de dificultad razonable, mira mis videos tutoriales acerca de licks, frases y conceptos de Jazz y música clásica como los que ten pongo aquí abajo. 






viernes, 7 de enero de 2022

¿Cómo los maestros de la guitarra se vuelven tan expertos?


Resulta que la práctica es más ciencia que arte y definitivamente hay formas correctas e incorrectas de abordarla. Si tu rutina de práctica no te ha dado los resultados que esperabas, ¡no te desanimes! La falta de progreso no tiene nada que ver con el talento, la culpa recae directamente en el enfoque de tu práctica. 

¡Con estas técnicas de práctica, tendrás la garantía de ver los resultados que esperabas!

En artículos anteriores siempre menciono la importancia de la práctica, y en esta oportunidad desarrollaré que pasa cuando intento practicar algo demasiado desafiante o en trabajar en algo sencillo y fácil. Idealmente, debería trabajar en un área que sea lo suficientemente desafiante como para ser interesante, pero no tan complicado como para ser demasiado frustrante. Pero antes de seguir avanzando recuerda la importancia de establecer metas pequeñas y alcanzables que las puedas alcanzar de manera continua.  ¡Así será como conviertes la aversión* a la práctica en adicción a la práctica!

Bien, con eso en mente, entremos ahora en las técnicas aplicables de la práctica en sí:

Cuando utilicé la palabra "técnicas" en referencia a la práctica, lo más probable es que no te haya llamado la atención de ninguna manera especial. No es raro hablar de práctica en términos de las técnicas que se utilizan. Pero tomemos un momento para mirar realmente esa palabra en el contexto de la práctica. Algo que los guitarristas suelen pasar por alto es el hecho de que la Práctica es una habilidad tan grande como tocar la guitarra. Al igual que la guitarra, existen técnicas específicas que se pueden hacer de manera correcta o incorrecta, que se pueden enfocar o ignorar lo mismo sucede con las FORMAS DE PRACTICAR. 

Llevan tiempo dominarlas y, cuanto mejor aprenda las técnicas, mejor será la habilidad general. Sin embargo, lo bueno de las técnicas de práctica ("formas de practicar") es que puedes hacerlas simultáneamente mientras tocas la guitarra. La clave es saber qué son y cómo funcionan. 

Este concepto es la razón por la que puede parecer tan abrumador para un principiante cuando intenta comprender cómo un maestro de la guitarra puede tocar de la manera que lo hace. Desde la perspectiva del principiante, parece imposible alcanzar ese nivel de ejecución. Esto se debe a que, si tuviera que continuar al ritmo que un principiante aprende con la guitarra, se necesitarían siglos para alcanzar el nivel de maestro. Afortunadamente, no es necesario que sigas el ritmo de un virtuoso, cuando sabes cómo practicar de manera eficiente, aumenta tu habilidad de práctica, tu porcentaje de progreso aumenta constantemente. Bien, analicémoslo entonces. 


Hay dos elementos básicos para practicar la guitarra.

El mental y el físico.

Para simplificar un poco las cosas, digamos que lo mental es tu capacidad para memorizar cosas con la guitarra. Lo físico es simplemente tu destreza, velocidad, fuerza de los dedos, etc. Si bien hay cruces definidos entre estos dos elementos, es extremadamente útil verlos como cosas separadas. Uno requiere estudio y repetición, mientras que el otro requiere repetición concentrada y controlada.  Suenan como lo mismo y ahí es donde radica el peligro ...

Con eso en mente, repasemos algunos errores comunes que la gente comete con la práctica: 

Antes de trabajar en el lado físico de algo, debes tener la técnica y/o la parte memorizada. Para el lado de la memorización de las cosas, lo que sea que practiques es lo que estás programando en tu cerebro. Si no tienes algo bien memorizado y repites una parte una y otra vez con errores, solidificará esos errores. Para tener éxito con esto, primero debes memorizar la parte o la técnica y luego trabajar en el lado físico. Esta es una idea súper simple pero es absolutamente dura. Debes practicar algo perfectamente para terminar con un resultado perfecto. La fuerza de voluntad no es suficiente para lograr una técnica limpia y fluida a altas velocidades. Reduzcamos eso a una regla para recordar:

Practica limpio, obtén un resultado limpio. Practica descuidado, obtén un resultado descuidado.


Si eres nuevo en algo, ¿cómo puedes memorizarlo sin tocarlo una y otra vez, arriesgándote a solidificar tus errores? A primera vista, esto puede parecer imposible. Aquí es donde entran en juego las técnicas de práctica optimizadas. Pensando en los dos elementos que mencioné anteriormente,  básicamente los errores más grandes que cometen los guitarristas son apresurar la memorización y apresurarse a tocar algo a toda velocidad . 

El truco consiste en dividir algo en secciones pequeñas y digeribles y repetirlas muy lentamente. 

  1. Si estás aprendiendo una canción completa o un solo, no intentes aprender todo de una vez. 
  2. Si, para empezar, sacas una pequeña sección y todavía tienes dificultades para memorizarla, hazlo aún más pequeño para empezar, tan pequeño como sea necesario.

No te preocupes por cuánto tiempo lleva esto al principio; te prometo que, con el tiempo, podrás tomar secciones cada vez más largas. Cuanto más eficaz sea su práctica de memorización, más rápido memorizarás cosas. Así es como funciona el cerebro. 

Entonces, lo siguiente es repetir la sección pequeña en aras de la memorización. La clave aquí es trabajar muy lentamente. No te preocupes por usar el metrónomo hasta que hayas memorizado la parte por completo. Si no puedes recordar exactamente qué nota viene a continuación a una velocidad extremadamente lenta, ¿cómo serà posible que la recuerdes cuando sea rápida? Este error puede parecer como chocarte contra una pared. Tómate tu tiempo y memoriza realmente lo primero, siempre.

Para algunos de ustedes, eso puede parecer bastante elemental. Debería, ya que es fundamental. Pero todos, en ocasiones, nos acostumbramos tanto a los fundamentos que dejamos de aprovecharlos. La impaciencia puede ponernos en el estado mental completamente opuesto al que deberíamos estar mientras practicamos. Aquí es donde realmente entran en juego los puntos que mencioné. Cuando equilibras adecuadamente tu rutina de práctica, la práctica se vuelve satisfactoria y gratificante. Es fabuloso.

(*) Aversión: Sentimiento de rechazo o repugnancia hacia una persona o cosa.