miércoles, 3 de julio de 2019

Las 2 tiendas más grandes de música en el mundo PT. 1

Antes de mostrarte un pequeño recorrido por las dos tiendas de instrumentos musicales más grandes del mundo, quiero agradecerle como siempre a ustedes, porque gracias a sus preguntas y comentarios, puedo hacer este tipo de artículos. Por eso te pido si tienes una sugerencia o comentario, te pido lo escribas en la caja de comentarios y no olvides de suscribirte a mi blog.


Just Music Berlin


Está en el corazón de las metrópolis de Alemania. incluso tiene diferentes locales en el norte y en el sur. Hamburgo, Berlín, Múnich y Dortmund, han escrito la historia de la música y han acompañado a los músicos entusiastas durante más de 30 años proporcionándoles los mejores instrumentos.

Esta empresa está conectada con su la ciudad y sus músicos, se comprometen en apoyar los nuevos proyectos. Si vas a la ciudad o tocas en la ciudad, te darán la bienvenida con la mejor selección de instrumentos en la ciudad del país. En él realizan muchos talleres, eventos de música y promociones de instrumentos musicales.






Página de FB de Just Music Berlin : https://www.facebook.com/justmusicberlin/

Musik Produktiv Deutschland

A esta empresa de música lo llamaron El Dorado para músicos, esta tienda de música está ubicada en Laggenbeck. Tiene más de 3000 metros cuadrados, en él podrás encontrar lo que estás buscando en instrumentos musicales. Eso es lo que quiere representar el fundador de la compañía, Günter Zierenberg, desde que abrió su primera tienda en un antiguo negocio de lácteos. Y por eso que cada día músicos de toda Europa encuentra su camino a este almacén de instrumentos.

Entre los aspectos más destacados de esta tienda de música sin duda, es la galería de guitarras, también llamada Red Room. Encontrarás marca como, Fender, Gibson y otros fabricantes principales. Cuenta con un stand de demostración solo para e-drums entre otros.





WE ROCK!!



miércoles, 26 de junio de 2019

Historia de B. C. Rich


Para ser un nombre tan inevitablemente asociado a la escena del metal, la marca B. C. Rich tiene su origen en una fuente bastante distinta. En 1966, un  exitoso lutier de guitarras acústicas llamado Bernardo Chávez Rico empezó a construir guitarras flamencas en su taller de Los Ángeles (California)


Tres años después "B. C. Rich" produjo su primera remesa de instrumentos eléctricos diz guitarras y diez bajos inspirados, respectivamente, en los modelos Les Paul y EB-3 de Gibson. En 1972, Rico fabricó la Seagull, con su distintiva forma que apunta en la dirección que iba a tomar la empresa.

La primera B. C. Rice que recibió un amplio reconocimiento fue la Mockingbird (clasificada como la "guitarra más molona de la historia" por la revista Guitar World en 2010). Ésta fue seguida por los modelos Eagle y Bich.


La Warlock surgió en 1981 y se considera la última entrada en las "cinco formas clásicas" de B. C. Rich. Su forma de garra fue ampliamente adoptada por la efervescente  cultura del metal del período.



Durante la década de 1980 se pusieron de moda las formas de guitarra poco ortodoxas: muchas de las mejores tienen su origen en diseños originales de B. C. Rich.

Página web de B. C. Rich Guitars: http://www.officialbcrichcustomshop.com/

WE ROCK!!

miércoles, 19 de junio de 2019

El nacimiento de la Guitarra eléctrica


Nadie inventó la guitarra eléctrica. El instrumento fue evolucionando a lo largo de una serie de experimentos y colaboraciones entre músicos, fabricantes y técnicos, y este proceso se desarrolló sobre todo en EE.UU. durante los años treinta y cuarenta. Lo que se buscaba era una guitarra que sonara más fuerte pero con la misma musicalidad que un instrumento acústico. Al principio, algunos diseñadores trataron de conseguirlo mediante artificios mecánicos, el más conocido de los cuales fue la guitarra resonadora. Poco a poco, se fue haciendo evidente que la solución más práctica consistía en la amplificación por medio de pastillas electromagnéticas; el primero en poner en práctica esta idea fue Rickenbacker. El método se aplicó con excelentes resultados a las guitarras steel, utilizadas para obtener el sonido hawaiano que gozaba de una enorme popularidad en los EE.UU. desde el final de la Primera Guerra Mundial.


A continuación, se aplicó la amplificación eléctrica a la guitarra "española", que es como se denominaba en aquella época a la guitarra "normal", menos popular hawaiana. 

Poco tiempo después, un puñado de visionarios entre los que se destacaban Les Paul, Paul Bigsby, Merle Travis y Leo Fender sustituyó la tradicional caja hueca de la guitarra por un cuerpo macizo, reduciendo así la interferencia del cuerpo con el timbre de la guitarra, simplificando la producción y abriendo el camino a la guitarra eléctrica moderna, tal como hoy la conocemos.

LA "SARTEN"

La primera pastilla electromagnética para guitarra fue la de la Frying Pan original, que constaba de dos grandes imanes de herradura que rodeaba las cuerdas y una bobina situada debajo de éstas. 

Las pastillas electromagnética se basa en un principio relativamente sencillo; cuando las vibraciones de una cuerda metálica perturban un campo magnético, se puede inducir una corriente en una bobina situada en dicho campo. La bobina genera una señal de corriente eléctrica cada vez que las cuerdas se pulsan y vibran, y esta señal pasa de la guitarra al amplificador, que le amplifica y la  transmite a un altavoz.

El prototipo de la Frying Pan se convirtió en 1932 en un instrumento de serie, fabricado por Ro-Pat-In, en una empresa fundada a tal efecto por Beauchamp, Rickenbacker y Barth. Estos instrumentos eran de aluminio y se ofrecían en dos versiones: la A22 y A25, que era más grande. Al poco tiempo, la Ro-Pat-In pasó a denominarse Electro Instrument Corporation, y en 1934 sus guitarras empezaron a ostentar la marca combinada Rickenbacker Electro.

En algunos  de los primeros instrumentos, el apellido Rickenbacker aparece mal escrito (Rickenbacher), un error que se repitió de vez en cuando durante los años siguientes.

Resultado de imagen para frying pan sarten prototipo de guitarraAl principio, la Frying Pan se vendió mal, según cuenta Richard Smith en su libro "The complete History of  Rickenbacker Guitars". Al parecer, el aluminio ocasionaba problemas de desafinación. El instrumento continuó apareciendo esporádicamente en los catálogos de Rickenbacker hasta los años cincuenta, pero ya a mediados de los treinta Rickenbacker se había enfrascado en la fabricación de una nueva serie de guitarras hawaianas eléctricas  que tuvieron un éxito más inmediato. Tenían forma de guitarra normal, pero con la caja más pequeña, y estaban hechas de chapa metálica o de baquelita.

WE ROCK!