jueves, 9 de agosto de 2018

¿Canciones propias o covers?


Para el que inicia en el mundo de la guitarra es importante aprender a tocar canciones, ya que estas  inspiraron su afición al instrumento. Una melodía, un solo de guitarra, un riff, son el motivo principal para empezar el camino del aprendizaje musical.  En este artículo hablaremos de la importancia de los covers, pero también el punto decisivo de todo músico en desarrollo: la importancia de componer temas propios.

Yo no necesito influencias
Una de las cosas que más se escucha en internet es el dicho ” yo tengo mi propio estilo”. Una de las cosas más interesantes es saber que existen personas con una técnica y estilo particular de ejecutar la guitarra, y ni que decir de las grandes composiciones que han marcado la vida de muchos aficionados a la música. Desde mi particular punto de vista, no existe nada en el universo que no nos pueda influenciar,  o más bien dicho de otra forma, todo lo que existe, tanto afuera como adentro de uno, influye en la forma de tocar... El componer, escribir, hablar, escuchar, sentir, etc.

Por lo tanto, desde nuestros primeros acordes somos influenciados por aquel  video tutorial que llega a nuestros ojos, el primer rasgueo, la primera canción y todo lo que proviene de este universo llamado MÚSICA. Como músicos profesionales, o por lo menos de ya un nivel intermedio, debemos hacerles entender a los principiantes o básicos que todo es un proceso y que no nos podemos saltar a tocar canciones propias, por ejemplo, en un local o en una reunión de amigos. Todos hemos pasado por esa etapa, el contagiarnos de un género o estilo definido es clave para desarrollar siempre nuestro propio estilo, desde Jimi Hendrix hasta Metallica, desde The Cure hasta Dream Theater, todos han sido "contaminados" por algo y alguien.


¿Cuando me desligo de los covers?
Yo creo que en ningún momento. Las composiciones legendarias o que han marcado un momento de mi vida son prácticamente difíciles de olvidar. En algún momento versionaré en el recorrido con mi banda o como intérprete, algunas de mis canciones favoritas. Es cierto que las canciones propias, para el desarrollo del artista pertenezca a una banda o sea intérprete, son necesarias como producto exclusivo del músico compositor. Esta dejará un legado inherente y característico de la persona que lo creó, en esta caso, el artista. Que contribuirá con el desarrollo de la sociedad añadiendo más cultura y nuevas canciones a su generación.

Lo que aporta un cover
La técnica definida, la ejecución, la estructura y manifestación de las melodías, las progresiones y cambios armónicos, diferentes ritmos, pinceladas específicas de interpretación, etc., que ha desarrollado cada canción tras un conjunto de influencias.

Lo que aporta un tema propio
Desarrollo creativo, fusión de influencias (técnicas y teóricas), interpretación genuina, diferenciación entre otras canciones del mismo género, desarrollo de tus propias estructuras melódicas y armónicas... y con el transcurso de los años, tu estilo propio.

Nota final: El cover no es ni bueno ni malo, es algo muy necesario, es como un puente para pasar al proceso creativo a la composición pura. Aquellos que quieren componer sin ninguna influencia, tarde o temprano se quedarán sin ideas. 



We rock!

No hay comentarios.: